LA CULTURA DE EMPRESA Y EL COMPLIANCE. LA FUNCION DEL ABOGADO

Sucede que un programa de compliance suele ser percibido por algunos responsables de las organizaciones como “una exigencia legal”. Esto es, como un “nuevo deber” complejo y caro que se añade a otras muchas obligaciones, de las que se empieza a estar harto en la medida en que cada día son necesarios más recursos que nada tienen que ver con el crecimiento y desarrollo de la compañía.

Esta percepción conduce a la empresa a considerar el programa de compliance como un gasto indeseable con la única función de evitar que los empleados de la empresa puedan cometer determinados delitos de los que puedan ser derivadas responsabilidades para la propia compañía.

Desde MJ&A decimos que somos partidarios de pensar que la misión de un programa de compliance va mucho más lejos que salvar la sanción económica a la empresa o la pena de prisión para sus órganos de administración.

Un modelo de cumplimiento tiene por misión esencial el fortalecimiento de la conciencia corporativa de que se deben cumplir las normas. Sean de carácter penal o de cualquier otra naturaleza. De tal manera que todos los que forman parte de la organización disponen de una herramienta eficaz para alinearse con el cumplimiento normativo y con las buenas prácticas.

Esta manera de considerar el compliance es entendida como una inversión de la que cabe recibir un importante retorno.

Un buen programa de compliance forma parte de las principales señas de identidad de la empresa y forma parte de los valores de su propia marca.

El “argumento del miedo a la sanción” en ningún escenario aporta buenos resultados y nunca deberá ser el motivo de la implementación de un manual de cumplimiento.

Un programa de compliance que nazca desde esta condición está llamado a ser ineficiente y a no pasar de la estantería del Ceo de la organización.

Sólo será eficiente y tendrá valor para aquellas organizaciones que valoran la ética y el cumplimiento de la legalidad como herramientas de la sostenibilidad, la mejora continua y el valor de la marca.

La misión del abogado de empresa.

Compartimos la reflexión leída hace unos días en un blog de Tirant Compliancers – empresa líder en España en el desarrollo de un software de gestión de compliance – que venía a considerar que la misión del abogado  es liderar desde su cultura jurídica el proceso de implementación del sistema de cumplimiento e inspirar a los líderes de la organización a su empoderamiento con los principios de cumplimiento y buenas prácticas y de promover y fomentar el compromiso de todos sus integrantes: directivos y empleados.

Por nuestra parte, le decimos que “ahí estamos para ayudarle”.

Publicado el en Abogados
RSS 2.0 (Abogados) RSS 2.0 (Blog)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios
Tiempo de carga: 0.289 segundos